reglas

Este es un blog no moderado. Pero no se aceptan los comentarios ofensivos, serán eliminados.

Usted puede reproducir libremente las entradas en este blog en cualquier medio y modificarlas siempre que estas modificaciones sean bien señaladas como no pertenecientes al autor original. No se permite la modificación del contenido de aquellas entradas que han sido tomadas de otros lugares.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Sobre una aparente contradicción

Por si a alguien se le ocurrió este asunto.

Pensando en algunos de mis últimos posts, me he dado cuenta que me voy por caminos aparentemente contradictorios.

Mientras por un lado, hablo de adoptar el estilo de vida franciscano
Sobre una decisión no tomada
Autocorte de cabello

del otro abordo temas que pudieran sonar un tanto egoístas y mundanos
De acuerdo con Kcho
Falacias del cuentapropismo I

Permítanme en mi defensa decir que a veces se llega al simplismo de confundir la austeridad franciscana con el masoquismo. El estilo de vida franciscano consiste (en esencia) en ponerse al servicio de los más necesitados y en ese servicio se encuentra la denuncia a las injusticias que no permiten que el hombre tenga una vida digna y plena. Denunciar la paga de esclavos de los trabajadores cubanos o los obstáculos artificiales que se le ponen a este trabajador para su desarrollo es completamente compatible con este servicio. Este servicio a los necesitados se debe a las condiciones propias de cada lugar, en algunos se materializa en medio de la guerra, en otros en condiciones agrestes o en medio de la idigencia y pobrezas extremas. Por supuesto, el objetivo final es estar al servicio de los más necesitados en todo el mundo, pero, si no comienzas por ponerte al servicio de ese que tienes al lado ¿cómo esperas llegar a servir a los que están a cientos y miles de kilómetros de distancia?

Decía el padre Mariano Aroyo, que la diferencia entre la Teología Tradicional y la Teología de la Liberación era que: mientras la primera miraba el mundo desde la confortable cabina de un auto, la segunda estaba debajo, amarrada al chassis y metida en el fango. Y de eso trata el estilo de vida franciscano, de estar en el fango del lugar donde se presta el servicio (evitando los errores de la tendencia Marxista de la Teología de la Liberación)

Mariano Arroyo 1932-2009

S@lu2 wzaldivar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total