reglas

Este es un blog no moderado. Pero no se aceptan los comentarios ofensivos, serán eliminados.

Usted puede reproducir libremente las entradas en este blog en cualquier medio y modificarlas siempre que estas modificaciones sean bien señaladas como no pertenecientes al autor original. No se permite la modificación del contenido de aquellas entradas que han sido tomadas de otros lugares.

miércoles, 1 de febrero de 2012

La Internacional

Finaliza la conferencia del PCC en Cuba, yo sentado en mi casa frente al televisor escucho las palabras del Raúl, a las que tengo intención de sacarles filo dentro de poco, después de leer la versión taquigráfica del Consejo de Estado (ando un poco corto de tiempo en estos días). Termina el discurso, aplausos, comienza "La Internacional".  Lo que viene a partir de aquí es puramente subjetivo, pero es mi impresión y allá va.

Lejos estoy de comulgar con el PCC, pero "La Internacional" no es una canción para el desgano, para las caras de ¿y yo qué hago aquí? que ví en los delegados a la conferencia del PCC. Aunque yo esté completamente apartado de la Ideología Marxista no puedo dejar de reconocer que ante las palabras "Arriba los pobres del mundo en pie los esclavos sin pan" no se puede ser indiferente. O se consideran como la diatriba de un grupo de revoltosos, o se está a su lado. Yo soy de los que al final no puedo evitar estar de su lado aunque le vea algunos "defectos" a la letra. Pero este post no es sobre mi adhesión (mayor o menor) a "La Internacional", es sobre las sensaciones que me transmitieron las imágenes de clausura de la conferencia del PCC.

Solamente unos pocos entre los presentes transmitían una sensación de júbilo, la gran mayoría se tomaba de las manos y las alzaba como si de una película de zombies se tratase. Recordé las palabras de un amigo al referirse a las características "votaciones" en asambleas y reuniones "Parecen marionetas alzando la mano a una orden del titiritero, cualquier día veremos los hilos desde el techo". Más de un rostro de "¿y esta cosa cuando se termina?". De todas veces que he visto mecer las manos unidas, esta tendrá siempre un lugar especial en mi memoría, creo que es la primera vez que me resultan completamente ridículos. Mecer las manos juntos es un acto de comunión con el que se tiene al lado, de integración; cuando se hace por falso compromiso y la sensación de obligación, se nota, sale mal. En esas ocasiones generalmente hay un par de desentonados, esta vez era completamente lo contrario, muchos desentonados y pocos comulgantes.

S@lu2 wzaldivar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Páginas vistas en total